Cómo proteger la piel del frío

La llegada del frío pasa factura a nuestra piel, sobre todo en las zonas más expuestas como el rostro o las manos.

Aunque el invierno no termine de hacerse notar, nuestra piel sí capta la bajada de temperaturas propia de esta época. La piel se reseca y se tensa, se vuelve mucho más sensible y pueden incluso aparecer pequeñas heridas u otras afecciones cutáneas ¿Esto es justo lo que te está pasando? Entonces es que tu piel te está pidiendo ayuda.

Detalles